Reducción de la reverberación en locales de restauración

Problemática:

Local de restauración en el que aumenta el nivel de ruido con el aforo del mismo. Cuando está a plena actividad, el bullicio es considerable y los clientes se quejan de falta de intimidad.

Este problema se debe a la arquitectura y materiales del local: el restaurante tiene gran volumen, posee un techo alto y está compuesto por muchas superficies reflectantes -grandes cristaleras que dotan de luz del exterior al local y suelo pulimentado-, produciéndose reflexiones de las ondas sonoras que generan alta reverberación.

Objetivo:

Mejorar el confort acústico del local reduciendo la reverberación, y al mismo tiempo integrar las soluciones en la decoración. De este modo no sólo se mejora la intimidad de los comensales, también se dota al local de valor decorativo añadido.

Intervención:

  • Paso 1 – Diagnóstico: Mediante la realización de ensayos in situ del tiempo de reverberación del local -siguiendo la norma internacional UNE-EN ISO 3382-2, establecida como de aplicación en el Código Técnico de la Edificación- y empleando la instrumentación de medida adecuada -sonómetro Tipo 1 según norma IEC 61672.1 y fuente sonora omnidireccional para emitir ruido rosa-, se obtienen los resultados del tiempo de reverberación del local, dándonos un diagnóstico del nivel de reverberación existente.
  • Paso 2 – Diseño de soluciones: Al tener todos nuestros tejidos acústicos ensayados según norma UNE-EN ISO 354, disponemos del coeficiente de absorción de todos ellos. A partir de este parámetro y los datos del tiempo de reverberación obtenidos, calculamos la superficie de paneles a instalar para reducir la reverberación. La colocación y orientación de los paneles cobran especial importancia para que la actuación sea efectiva -la instalación es posible tanto en paredes como en techos-. Una vez elegidas las soluciones basadas en criterios técnicos, se pasa al diseño decorativo, donde es posible combinar colores, texturas y estampación.
  • Paso 3 – Instalación: se instalan las medidas correctoras en el interior del local -paneles acústicos-. El proceso es rápido, permitiendo que el local no deba realizar obras y no tenga que interrumpir su servicio.
  • Paso 4 – Comprobación: se realizan mediciones del local después de instalar las soluciones acústicas con el objetivo de comprobar su eficacia -comparando los resultados con los obtenidos en diagnóstico-.