Reducción del ruido en industrias

Problemática:

Industria en la que la maquinaria produce altos niveles de ruido.

Este problema acarrea dos consecuencias: por un lado, puede afectar gravemente la salud de los trabajadores -la exposición a altos ruidos puede provocar pérdidas auditivas irreversibles, fallos de concentración, ansiedad, insomnio, dolores de cabeza y acarrear otros problemas psicológicos-. Por otro lado, se puede incumplir la legislación vigente en materia de prevención de riesgos laborales en lo concerniente al ruido al que pueden estar expuestos los trabajadores en sus puestos de trabajo -establecido en el Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido-, lo que puede conllevar sanciones económicas.

Existen diferentes soluciones acústicas para hacer frente a este problema, generalmente basadas en realizar un encapsulamiento a aquella parte de la maquinaria que genera el ruido -normalmente el motor, o en líneas de producción, una prensa-. Esta solución es la más efectiva en términos de reducción del ruido producido. No obstante, no es satisfactoria para un gran número de casos por dos grandes motivos:

  • Al encapsular una maquinaria, se pierde el acceso a ella, dificultando la maniobrabilidad y las tareas de mantenimiento y/o limpieza.
  • El encapsulamiento impide la ventilación del motor, que acaba recalentándose. Esto conlleva un alto riesgo de producir fallos mecánicos o averías.

Las cortinas acústicas permiten acceder a la maquinaria, la ventilación de los elementos de la misma y además son una solución mucho más económica.

Objetivo:

Reducir el nivel de ruido producido por maquinaria industrial, integrando la solución al tamaño de la maquinaria y permitiendo su maniobrabilidad.

Intervención:

  • Paso 1 – Diagnóstico: Mediante la realización de ensayos in situ de los niveles de inmisión de ruido -siguiendo la metodología de medida establecida en el Real Decreto 286/2006- y empleando la instrumentación de medida adecuada, se obtienen los resultados del nivel de exposición sonora para los puestos de trabajo relacionados con la maquinaria a intervenir.
  • Paso 2 – Diseño de soluciones: Al tener todos nuestros tejidos acústicos ensayados según norma UNE-EN ISO 10140-5, disponemos del índice de reducción acústica de todos ellos. A partir de este parámetro y los datos del nivel de exposición sonora obtenidos, discernimos que tipo de tejidos vamos a combinar para crear una cortina de varias capas para que actúe de aislante acústico. Una vez elegida la solución basada en criterios técnicos, se pasa al diseño decorativo, donde es posible elegir entre diferentes combinaciones para la capa visual delantera y trasera, además de los acabados.
  • Paso 3 – Instalación: se instalan las medidas correctoras en el interior de la industria -cortinas acústicas multicapa-. El proceso es rápido, permitiendo que la maquinaria no cese su actividad y no se tenga que interrumpir la carga de trabajo. En este caso se ha optado por una Lona PVC de 620g para las capas delantera y trasera, ya que este material es fácil de limpiar y no se deteriora con facilidad.
  • Paso 4 – Comprobación: se realizan mediciones del nivel de exposición sonora al que están expuestos los trabajadores con el objetivo de comprobar su eficacia -comparando los resultados con los obtenidos en diagnóstico-.

NOTA:

En el interior de las industrias por norma general no se pueden realizar fotografías, motivo por el cual no disponemos de imágenes de más proyectos realizados por nuestros clientes. Tampoco se nos permite mayor detalle del ofrecido.